Autoevaluación de Programas

Para CECAR, la Autoevaluación se concibe como una práctica académica permanente que posibilita la reflexión y el análisis crítico del desarrollo de los diferentes procesos de docencia, investigación, proyección social, extensión y gestión, con el objetivo de identificar fortalezas, debilidades, oportunidades, amenazas y, a partir de estos resultados, establecer planes de mejoramiento continuo que le permitan trazar políticas, establecer programas que faciliten su modernización, mejorar sus procesos formativos y lograr el reconocimiento público de su calidad. Todo esto con la participación de la comunidad académica.

Para la autoevaluación, la institución partirá de su propia definición de misión y proyecto educativo y aplicará los instrumentos que, para efecto, adopte el Consejo Nacional de Acreditación (CNA). Con la Autoevaluación se busca reconocer públicamente la calidad de los programas y productos de CECAR.

La Autoevaluación debe ser una práctica permanente de las instituciones de Educación Superior. Consolidar una cultura de la evaluación de la calidad es un presupuesto básico para su mejoramiento. Cuando la autoevaluación se realice con fines de acreditación, se seguirá el modelo definido por el Consejo Nacional de Acreditación (CNA). La Institución asumirá el liderazgo de este proceso y propiciará que en él participe de manera amplia la comunidad institucional, como garantía de la legitimidad del proceso y de las acciones de mejora allí derivadas.

Este autoestudio se desarrolla de manera integral, con el propósito de mejorar la calidad de la Institución y de asegurar a la sociedad que cumple con los más altos requisitos de calidad y realiza sus propios propósitos y objetivos. El proceso de autoevaluación culmina señalando juicios sobre el cumplimiento de cada factor y sus características y elaborando un plan de mejoramiento consecuente con dichos juicios.

La Autoevaluación de programas consiste en el ejercicio permanente de revisión, reconocimiento, reflexión e intervención que lleva a cabo un programa académico con el objetivo de valorar el desarrollo de sus funciones sustantivas en aras de lograr la alta calidad en todos sus procesos, tomando como referentes los lineamientos propuestos por el Consejo Nacional de Acreditación. La institución debe asumir el liderazgo de este proceso y propiciar la amplia participación de la comunidad universitaria.